Ausencia Declarada

(09/12/2006)

Dices que sufren tus labios,
del silencio y de la ausencia,
dices que sufren de amargos,
por culpa de mi indecencia.

Cuentas al viento sin pena,
de lo malo de mi pasos,
del tiempo que te he robado,
ausentandome en tus brazos.

Sufres a gritos mi engaño,
para vaciarte de espantos,
te envenenas con las cartas,
que añorabas hace años.

Sientes desprecio en mis pasos,
en silencios no aclarados;
cierto es que pudimos hablarlos,
cierto es que fui callado,
que dejamos en el tiempo,
de entrelazar nuestras manos.

Dices que sufres,que sangras,
te arrepientes de lo actuado;
te dejas llevar en andas,
por el amargo pasado.

Sufres,
sufro,
y ya es vano,
si no supimos cuidarlo.....por lo menos ha olvidarlo.