Diario trajinar (alma libre)

(24/07/2003)

Oficina de tarde,
domingos de casa y empandas,
rutina diaria que apunta a comernos los dias que vivimos.

Mas calles que amores,
mas impuestos que noches de luna,
mas horas de maquina que de amor.

Hombre-oficina a tiempo completo,
sacudirse el polvo y seguir siendo,
son mas pasos de pasillo los vividos,
que horas de sexo con amantes.

Mucho mas tiempo de mirar las manesillas del reloj,
que de ver desnuda una mujer,
mas pesadillas por el corte de luz,
que sueƱos entre velas y aceites exoticos.

Diario trajinar,
pelea continua con el otro,
falta de amor y de caricias.

Crecido bajo el foco amarillo ,
alimentado a tinta;
educado con la vara del rigor,
anestesiado.

De pronto encontrarse con un alma libre;
revolucion , sangre, fuego ,
sentidos alterados y reglas que se rompen,
parametros fijados que no encajan.


Invertir un instante en clasificarla,
no encuadrarla en ningun rubro,
fuera del manual, mas que lejana;
un alma sin control,
un alma sana.

Esa libertad es la que calma,
una buena razon para seguir,
un toque de locura extraordinaria,
un momento de ser otro y no la maquina.

Escuchar que tiene que decir,
embelesado , ignorando el resto del ruido del ambiente;
sentarse a un lado a ver crecer el sentimiento,
esperar que germine,
regarlo a diario con dosis de sus sonidos.

Volver a la rutina y escaparse;
hacerlo en espiral no rutinario.

Quedarse con el sabor picante de tenerla,
encerrar las vibraciones en cajones;
y cuando hacen falta ,
liberarlas de a poco en el ambiente.

Veni sentate aqui, desbordame de placeres que no tengo,
y cuando se vaya la luz de tu presencia,
que pueda llenar todos mis cajones;
que te pueda repetir cuando no estes,
que me acuerde de vos a cada instante.