Hablemos

(31/01/2007)

Hablemos de las alas en tus ojos,
del fruto prohibido
de tus manos en mi cintura,
del aroma a almendra de tu boca.

Hablemos de tu caminar en la alfombra
cuando cae la tarde,
de tu oido pegado a mi piel.

Hablemos de todo y de nada;
o mejor quedemonos callados
mirando a la ventana.......y acariciando tu espalda.