La cuadra

(16/11/2006)

La luz

Noelia es el silencio entre las mariposas, es el aleteo que le falta al colibri para ser perfecto.
No sale el sol si ella no abrio la ventana de su cuarto. Las palomas no se acercan a la plaza si sus manos no le dieron las semillas de sesamo de todas las mañanas.
El barrio es un fiesta cuando barre la vereda gastada de pisadas anonimas que pasan todo el dia.
Noelia es el rayo de luz de la tarde de tormenta. Es el aroma de campo santo que se esparce en el vibrante mediodia de nuestra vidas.

La cuadra

No me atrevo a decir el tiempo que llevo viendo salir las raices de las manos de los viejos de la cuadra.
El cartero que ya no gasta mas que un timbre para dejar las noticias en la puerta de los vecinos.
La pandilla de todo barrio, que patea cuanto encuentra a su paso y asusta a mas de un pobre viejecita que se asoma temprano al diario trajin.
Son seis casas bajas de techos grisis, las rejas que nos mantienen prisioneros de nuestros miedos, el permiso abierto para salir cuando el sol esta mas alto que los precios.
Asi nacimos casi todos y ya nos da lo mismo ser asi que estar enteros.

La locura


Hace años que se perdio el respeto y la vida dejo de ser importante. Una cuadra de amor tambien se perdio una tarde, somos vecinos pero extraños. Desde que se fueron los viejos nadie habla de un futuro; todo es silencio.
El trabajo de doce horas, el colectivo, la timba, el escabio, el pucho, la birra y los tumberos.
Nos perdimos los tiempos de silla en la vereda y picada con historias de malevos. Ahora los pungas nos mantienen encerrados, nos observan, nos marcan, se mofan del espacio privado y de sus dueños.
Esta de duelo el buen criterio y ser sincero, ayudar al vecino es un atrevimiento. Agachamos la cabeza y aceptamos el entierro de nuestros modales, son los cuerpos de esta guerra, los caidos en el campo de batalla.

El escape

Si no fuera por Noelia seria mas duro el encierro. Si no tuviera la dicha de sus magdalenas y su fantastica charla de las tardes soleadas en sus ojos.
A la par de sus manos galopa mi corazon cuando me habla, y yo que nunca supe tratar a una mujer me pongo nervioso y ella rie y su risa es el mas cristalino de los sonidos que supe escuchar.
Me cabe el cielo en las manos cuando estoy con ella, no hay silencio que pueda tapar las letras que se caen de mi boca cuando hablamos.

Final

Noelia el algodon de todas mis caidas, la sopa caliente que te salva cuando peligra tu vida. Noelia , la cuadra y la pandilla. El viejo que cae golpeado por el punga, el policia que pasaba por ahi y lo persigue. Palomas que se vuelan de la plaza hasta el borde de mis rejas.
Una bala que se pierde, un grito de dolor, mis manos de rojo que no entienden, mis ojos de mar que no se atreven a mirar.
Noelia que se va ,que ya no vuelve, las tardes que no estan. La cuadra que se aleja de mi vista. Mi viejo que no llega a ver sus nietos y aun asi me llevo su imagen de princesa a mi morada. Final, perturbadora, vacia de mi pero llena de Noelias que me cuidan. ¡DEJEN SALIR EL SOL QUE EL FRIO TE ASESINA!. Se escucha la ambulancia y mi caida.