Llegaste

(19/02/2007)

LLegaste una tarde,
con el viento suave,
entronada en las hojas del otoño.

Llegaste como un hada,
bañada de plata,
sedienta de amor;
y de esperanza.

Llegaste,
te adueñaste del lugar,
lo hiciste tuyo.

Llegaste,
creiste,
llenaste de amor todos los espacios;
y aqui estoy,
perdido en tus ojos terciopelo.