Mar en llamas

(30/11/2004)

De los largos silencios
me quedan ecos,
como marcan las olas
la costa de piedra.

De las manos madre no queda nada,
de los pechos hija, solo palabras;
sin amor, sin dolor, sin alma.

Se junto el odio de tu abrazo/calma,
con el repentino morir de mis entraƱas,
y aun alejado de ti, de tus maƱanas,
alcanzado por el tridente ardiendo de tus sabanas,
se consumio en silencio , lo poco que quedaba.

Maldito el dia que dejaste que te amara....., mar en llamas