Me Gusta II

(23/10/2006)

Me gusta el sonido de tu risa,
como me gusta el te de frutas,
porque es suave,
porque se pega en tus papilas;
porque se mezcla en el aire sin prisa.

Me gusta el campanilleo de tu risa,
como me gusta el canto de los mirlos,
porque es sencillo,
porque es musical,
porque se deja escuchar sin egoismos.

Me gustas tu,
como me gusta el pan casero con manteca,
porque te dejas cubrir sin pereza,
porque te llenas de mis manos,
porque te dejas comer a dentelladas sin reparos.