Para que arriesgarme

(17/06/2007)

Siempre que miro al jardin , cuando la tarde se hace presente entre los arboles, ella esta sentada en el porche llorando.
No sé su nombre pero la he bautizado Sadness, tal vez es un atrevimiento de mi parte haberle puesto asi , pero parece que refleja exactamente su estado de animo continuo.

Sadness es hermosa, no tal vez la hermosura que nos suelen vender en las publicidades. Es algo que esta mas alla de su apariencia. ¿Como explicar lo que no se puede ver? imposible, pero creanme que es hermosa, que la tarde se ruboriza de solo acercarle el rojo del sol cayendo hasta su cara.
Tiene todo para ser feliz, pero se empeña en estar triste. Tal vez porque asi se mantiene lejos de otras tristezas, nuevas, extrañas , desconocidas. Para que necesitaria tener mas si con las que tiene ya le alcanza.
Y se empeña en vivir y revivir las soledades, en recorrer los caminos con la carga del dolor en sus espaldas. Cuando podria hacer el mismo recorrido de la mano de los buenos recuerdos que seguramente tiene.

Sadness se para en el porche, se seca el llanto, ve hacia al sol y hacia mi. Silenciosa, licuada de sentimientos porque no se atreve a mirar para adelante de su vida, hace un gesto de asentir con la cabeza. Como si supiera de mis pensamientos, del tiempo que llevo viendola sin hablarle por temor a invadirle su espacio ceremonial de las tardes.
Sadness se encierra nuevamente y me quedo solo otra vez. Para encerrarme en mis tristezas y en mis dolores.

Guardo nuevamente en el cofre bajo llave, el corazon de media hora que latia por sus ojos. Para que arriesgarme....