Poema IX

(11/02/2004)

No quiero entrar a tu vida sin permiso,
me dejas,
te estrellas,
y saltas mas alla del gran vacio.

Permiteme llegar a ti,
ser tu lazarillo,
espanto de un amor,
simple y atroz,
loco y sencillo.

Rutina eterna del silencio,
caminos sinuosos,
desfiladero de tu sien,
carcelero eterno.

Silencios oscuros,
de voces calladas por el tiempo,
rosas , gorgolas y cadenas,
rodeado tu castillo,
de pobre princesa .

Dragones alados,
y espadas culpables,
de muertos en vano;
gritos de piedad,
calabozos vacios,
me faltan tus manos.

Y la torre,
asi tan alta,
tan lejana;
de iglesia gotica,
sin puente a tu alma.

De que sirve ser el rey,
si esta en jaque,
por el silencio de su dama....