Poema VIII

(05/02/2004)

Volviendo siempre asi,
a tu seno;
madre eterna,
lago azul,
que me alimentas.

Revivo en mi cada estancia,
cada etapa de mis vidas,
siento crecer el orgullo de ser yo,
crisalida huerfana de amor.

Recostado en el rincon del tiempo,
esperando nacer a un nuevo dia,
mariposa ingenua.

LLegaste a mi como una esencia,
polen , savia y luz,
amor omnipresente.

Ahora quiero ser y no me dejan,
ahora quiero volar,
y no he salido aun de la prision;
liberame hada blanca de estas cuerdas.

Te espero en otro dia,
en otro yo;
besarte el corazon ya no me salva.

Refugiate en tu fe,
que aun no es tarde,
rodeate de luz,
hermana-madre.

Y si te sirve aun,
bebete mi cuerpo ,
alimentate de mi ,
que al fin seremos uno solo,
sin un partir.

Amor de luz ......que me aprisiona.