Recompensa

(29/12/2004)

Lo supe desde el principio. Apenas nos conocimos, sin mediar palabras, con una sola mirada Supe que me cargaria con la tarea mas atroz que se puede encomendar a alguien.
El me eligio entre los otros. Tal vez por mi buen tino, o por mis antecedentes de hombre justo. Yo no queria esta responsabilidad, cargar con este tormento, ser el juez y el fiscal en esta causa.
Mis compaƱeros, ignorantes de todo, por que no eligio a uno de ellos?. Parecia mas facil si era otro, pero el insistio. Acaso no importaba mi amor?, acaso no me gane su respeto como los otros?.
Quiza fue que si me lo gane, que mi entrega y mi amor fueron tan grandes que lo penso como una forma de recompensa.
Pero no era asi para mi. Fueron pocas palabras pero enormemente pesadas para mis pobres espaldas. Fueron largas noches sin dormir, caminando sin rumbo. Yo era el elegido para tamaƱa tarea.
Como poner en la balanza el amor de un hombre contra el amor a todos los hombre?. Con que herramienta contaba yo, adquiridas en mi joven vida, para permitirme tal eleccion?.
Por que el habia depositado su confianza en mi?, tanta responsabilidad sin evaluar otra alternativa.
Las noches se fueron apilando sobre mis hombros. Intentaba no dormir, tratando de evitar que se acercara el momento.
Inutil fue llorar y suplicarle, pedirle que no me cargue con tanta responsabilidad.
Su decision estaba tomada y mi destino escrito. Ya era tarde, para que seguir resistiendome.
Asi que me entregue y llore, y sangro mi alma por lo que tuve que hacer.
Y con todo el dolor de un amor que no se puede describir hice lo que me pedia, lo que el esperaba:
- Es aquel, el del centro - le dije a los soldados
- Aqui esta tu paga, vete ya! - dijo el centurion
Me miro por ultima vez y mi corazon estallo de dolor.
- Por que a mi Maestro? por que a Judas, el que mas te amo?

Tampoco la soga acabo nunca con todo el dolor.