Te perdono

(30/01/2007)

Te perdono porque sos vos
porque el cielo de tus ojos
me cubre del rocio de la noche.

Porque me gusta escuchar
el siseo de tu boca humeda,
porque el reflejo de la luna en tus pupilas
se come mis recuerdos.

Te perdono aun sin tu consentimiento;
dejame ser el rey en este cuento.